c

Mike Amigorena

Txt: Nancy Giampaolo

Ph: Sole Allami

 Mientras no está en la tele, Mike Amigorena aprovecha para dar rienda suelta a su pasión por la música, al frente de Mox, su banda de “electropop” y sorprende con la edición de Mike Buc, un libro objeto autobiográfico. 

¿Cómo es Mike Buc?

Diciendo que es un libro objeto. No un libro de texto en el sentido de siempre. Es un libro que puede servirte para decorar, para colgar, para usar de centro de mesa y también para ver y leer. Lo hice a lo largo de un año y medio con un diseñador que me ayudaba. En base a cosas que yo le decía armaba bocetos y los discutíamos. Y el espíritu con el que está hecho es lúdico.

¿Está pensado para un lector en particular?

Creo que tiene una franja etaria enorme. Puede ser perfecto para un adolescente a alguien de 70 años. Al ser un objeto no hay una pretensión de complacer a un cierto grupo. Es un libro objeto, algo que puede transformarse en un móvil para colgar, que puede desplegarse en una mesa, hasta puede ser como un juguete.

Una de las frases del libro dice “Lo mejor de ser famoso es que no te cobran las cosas y lo peor es que pagás por eso”…

Y sí, el hecho de que todo el mundo te conozca te pesa, pero si alguien no te conoce, te molesta. Entonces, por una lado no querés que no te jodan, te ponés quisquilloso,  no querés que te saquen fotos (yo odio las fotos, las detesto, en mi casa de chico no se usaba sacar fotos, ni grabar en súper ocho o esa clase de cosas, por lo tanto nunca pude habituarme a que me saquen) pero eso es parte de tu vida. Entonces hay que encontrar un equilibrio entre fama y anonimato.

Siempre tuviste filiación con la música, con Ambulancia hacías pop…

Sí. Me desarma, me encanta, me gusta mucho el pop de Pet Shop Boys, New Order, DepecheMode, me gusta el rap de SnoopDog, de Dr. Dre, me gustan cosas que ensalzan la buena vida. Ambulancia fue sacar de repente algo que tenía que salir. Fue una condensación de mi trayecto por la vida hasta ese momento (usaba pollera, me maquillaba, hacíamos covers) y tuvo el valor de ser un momento que me representaba sin necesidad de perdurar en el tiempo. Ahora ya el disfraz se va yendo, la madurez trae esa calma, esa pérdida de la inconsciencia que te hace cambiar. Cuando vos perdés la inconsciencia ya no podés repetir con la misma efectividad lo que hiciste cuando la tenías. Con Ambulancia pasó eso de la espontaneidad, el segundo show no tuvo nada que ver con el primero, se había perdido algo que sólo se dio una vez y estuvo buenísimo.

Y ahora tenés una banda nueva, Mox…

MOX es la banda indiedance que tengo con Ale Lacroix y Oliverio, formada en 2012, editamos un disco que tiene el mismo nombre y fuimos nominados a los premios Gardel 2014. Nos gusta el House, el techno, el pop y fusionamos sonidos 80′s con una línea electropop.

¿Cómo dirías que es tu relación con la moda?

Mi relación con la moda es ambigua porque no dependo de ella sino que construyo la mía y voy aprendiendo a usarla, a vivir en ella y enriquecerla. Podés nutrirte de la moda para enriquecer tu estilo y plasmarlo en el outfit. La moda  es un cuadro de lo que se estila. Dicho cuadro se colorea con la prenda precisa que el temperamento elije, es como el color que escoge el pintor para su lienzo convirtiéndolo en una expresión artística.

¿Trabajas bien en equipo?

Se reconocer un buen equipo de trabajo. No la he pasado mal trabajando, me llevo bien en líneas generales.

De hecho has tenido romances con compañeras de trabajo, colegas, hoy estás con Mónica Antolópulos…

¡Pero tenemos que hablar de libro! (Risas)

¡Hay una foto de ella en el libro! En serio: ¿sentís que la pareja te estabiliza, has transitado bien la soledad?

Ya, cada vez, estoy menos solo. Lo estuve mucho tiempo y la pasé genial. Ahora con Mónica no estamos conviviendo pero estamos mucho juntos. Siento que la relación que tenemos, no solamente me estabiliza, sino que me gustan sus puntos de vista y saca lo mejor de mí. Eso no es para nada sencillo en las parejas y, aunque tengamos roces como todos, nos entendemos. La verdad que llegar a este momento de mi vida con una mujer así, es una gran recompensa. Y los dos sabemos disfrutar el tiempo de estar solos, cuando podemos.